Respirando

En una tarde tan fría sólo un corazón expectante ante el encuentro de lo inesperado puede dar algo de calor.En la acera, frente al convento de las juanas, a las cinco de la tarde poca agente circula por la calle, pero todos van y vienen. Yo solo espero apoyado en la pared.Por fin vienen ellas. Son 4 o 5 mujeres. Me presentan y sonrio y las beso a todas. De pronto me siento acogido. Me muestro distante y cooperador.Una monja franciscana nos abre la verja del convento, y accedemos todos a la sacristía una breve charla, nos sentamos frente a la pared sobre los zafús negros.Silencio. Solo respirar en soledad acompañada.La mente divaga. Inspiro, uuunnnooo, expiro, doooosss, inspiro, trrreeesss, expiro..la mente se entretiene. Inpiro, unnnoo, expiro….tressss, no……dos……Me pierdo. Espalda recta, recompongo la postura y vuelvo a intentarlo. El brazo derecho se me duerme, los ojos ya no reconocen las formas, pero la mente sigue saltando de rama en rama. El corazón esta agitado. Tomas ha envejecido mucho en estos dos meses que han transcurrido desde la muerte de su hijo, unooo, doooosss, el lunes tengo que llamar a los del polígono, unnooo, dooooos, tressss…Nuevo intento.Se que no hay que desesperar.Nos despedimos hasta el próximo día. Decido pasearme por la Plaza de Cervantes. Es noche cerrada y gélida. La gente parece feliz.. Van todos muy abrigados, casi embozados. Me paseo entre mis vecinos con las manso en los bolsillos de mis pantalones verdes descastados y caminando con ese tumbao que, además de los guapos, también tenemos los cojos. Despacito, dejándome llevar, como flotando.Observo conejos, gallinas y puestos de artesanía. A un hombre le pido que me enseñe como funciona ese qeumador de incienso. Es amable. Que bella es aquella chica que vende golosinas de colores chillones.El mundo esta bien.Todos buscamos por caminos variados. No hay unos caminos mas sagrados que otros para descubrirnos a nosotros mismos.. Tanto vale orar en una cueva como la poesía con aroma a café y cigarro. Y también lo carnal, con toda su debilidad y grandeza. Mas que el camino importa el caminante, la actitud íntima con la que inicia la marcha.Unoooo, dosssss, tressss……Volverlo a intentar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: