Tarde Zen

Seis o siete personas, sentada sobre un cojín, conversando brevemente sobre las cosas del espíritu es todo un lujo exótico y forzosamente algo neurótico (a Dios gracias) para estos tiempos, y mas un viernes por la tarde, en la que todo invita a pasearse por el lado más salvaje y carnal de la vida. Después silencio, respiración y búsqueda de uno mismo, sabiendo que ese bribon siempre se escapa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: