Semana santa2

También hay cosas interesantes que oír, a pesar de ser Semana Santa. Texto escrito por una monja católica. Supongo que los no católicos lo pueden leer sin que les salgan sarpullidos. A mi no me ha pasado nada y eso que hace siglos que objeto (sin rencor pero con decepción: melancolía del cuento perdido). El silencio de la soledad19.03.10 @ 08:00:20. Archivado en Cosas de Dios y de la vida Tenemos momentos de todo, vivimos envueltos en un mundo donde la comunicación es la orden del día, ¡es imprescindible!, buscamos con quién hablar, nos encontrarnos para tomar algo, escuchamos música para relajarnos, trabajar. o simplemente para que nos acompañe y así, no sentirnos solos. Es una gran suerte contar con todo ello, pero también, cuando lo decidimos, somos capaces de buscar momentos de encuentro con nosotros, del silencio que nos hace bien porque ya nos saturan otras muchas cosas. La soledad en sí, no es mala, es más, cuando buscamos este silencio también estamos buscando la soledad, aquella que nos hace completos porque nos da la oportunidad de ser nosotros mismos. Es un tiempo de regalo, de gracia, porque no siempre tenemos la valentía de proponérnoslo y dejar de lado el ruido de la vida diaria. Por otra parte, pongo un acento en todas aquellas personas que sin buscar… se encuentran, forzosamente, con el silencio de la soledad. Con aquella que los deja a un lado sin la oportunidad de cambiarla. Pienso concretamente en una persona, un interno de la prisión que halló la libertad esta semana y que experimentó la impotencia que se siente al no poder compartir lo que sentía. Al salir del centro penitenciario, aproximadamente las diez de la noche, miró a la izquierda, a la derecha y. ¿dónde ir?. A veces tenemos la necesidad de contar con alguien, de poder expresar lo que llevamos en el corazón y en el “alma”. Todos deseamos ser escuchados, consolados, amados, nadie puede decir lo contrario. Por eso, cada momento es único, hemos de saber aprovecharlo y vivirlo a fondo. Nuestro reto es: ser personas de paz y de escucha desinteresada. Que encuentren en nosotros el espacio para reír y llorar si así fuese necesario. Aunque siempre tendremos la seguridad de Aquel que jamás nos falla, y en situaciones de soledad nos habla, si sabemos escucharle, para decirnos como en el profeta Isaías:”.aunque los montes se debiliten y las colinas se derrumben, mi misericordia no se apartará de ti. Mi pacto de paz será inconmovible.”. Texto: Hna. Conchi García.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: