la música de la raya del pantalón

Cuenta el diario “El Mundo”, en la sección de “Obituarios”, que ha muerto Walter Hawkins, “un numero uno de la música gospel”, según titula el artículo, que alcanzó la fama cantando los arreglos modernos del tema “happy day”. Gran voz y acompañamiento perfecto para una canción que conviene re escuchar de vez en cuando y que siempre sorprende como si se oyera por vez primeramente

http://www/web?v=BD2D6eter7MY

rastreando mas canciones, me topo con Sumergida, que es como dicen los anglicano al verano. Los ingleses siempre fueron chicos raros cantan al alimón Ella Fitzgerald y Louis Amstrong. Ella pone la calidez y Louis el desgarro.

Al oír estas canciones, los que tenemos poca sensibilidad musical, enseguida fabricamos hipótesis sobre qué diablos dirá la letra y si será tan sublime como debiera. Es decir, que entendemos la música como problema. Solo cuando nos dejamos conquistar y envolver por la belleza de lo que suena, la música se convierte en un misterio. Y esto viene a propósito de una referencia que acabo de leer sobre un filósofo francés y que me ha sorprendido, porque da en el clavo y ayuda a situar un poco las cosas en su sitio. La transcribo (en negrita lo dicho por el francés y el resto por la autora del libro):”El filósofo francés Gabriel Marcel distingue entre un problema, algo que encuentro, que me impide el paso y está ante mí en su totalidad, y un misterio, algo en lo que me encuentro atrapado y cuya esencia no está ante mi en su totalidad. Tenemos que quitar de delante el problema antes de poder continuar, pero estamos obligados a participar en el misterio (…) Un misterio es algo en lo que estoy implicado -continua Marcel- y, por lo tanto, solo puede ser pensado como una esfera en la que la distinción entre lo que está en mi y lo que está ante mi pierde su sentido y su validez esencial. Siempre es posible -y es tal vez una tentación moderna- transformar el misterio en problema y tratar de resolverlo aplicando la técnica apropiada. Es significativo que, en la actualidad, se aplique el termino “misterio” a las historias de detectives basadas en e la resolución de un problema. Pero, para Macel, ése es un procedimiento fundamentalmente viciado que pondría ser sintomático de la corrupción de la inteligencia. “Por cierto, ahora tengo un problema, aparte de haberme olvidado de tomar la pastilla azul: Planchar mucha ropa. Y también me enfrento a un misterio: el de sacar derecha la raya del pantalón, y evitar hacerla doble.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: