Día de Reyes

(¿Quien siendo niño no deseo también lo que pide Lucía?):

De aquellos juegos reunidos Geyper, o del fabuloso rifle de hierro con el que uno defendía el nuevo orden del Oeste americano matando a indios invisibles, ya no queda nada salvo el recuerdo.

No se quien lo ha descrito muy bien:

“NOCHE DE REYES

El mejor regalo

después de todo

siempre fue la emoción.”

Y antes que él, Antonio Machado: “Solo recuerdo la emoción de las cosas/y se me olvida todo lo demás;/ grandes son las lagunas de mi memoria”

Como soy un optimista, creo que los niños de hoy, a pesar del empacho al que los sometemos, recordaran mas la emoción de las cosas que las cosas.

Ahora que uno ya es mayor, tengo que confesar que ante el regalo materno de calzoncillos/calcetines es difícil emocionarse.

La emoción de los regalos de este día debe ser algo asociado a la memoria, a la ausencia de los donantes o a la nostalgia de un tiempo pasado y perdido para siempre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: