Pasos y palabras

VALENCIA
Foto: Estación del tren-Plaza toros y una playa de Cullera. Todas de ayer mismo.

Y aunque mi ¡ntencion era ver el mar, paseando distraido por Valencia, la casualidad llevo a mis pies a la Estación de trenes y a la Plaza de Toros, justo la única imagen que persiste en mi memoria de todo lo que pude ver en aquella fria madrugada del mes de febrero, hace casi treinta años. Ni rastro de aquellos tres drogadictos que daban tumbos y voces entre las vias, ni del avis catalán que, con su nieto al lado, me contaba lo cara que estaba la vida. El tiempo lo ha borrado todo, incluso la cara de aquel hombre tan satisfecho de haberse conocido que me desembarco de su mercedes en mitad de la ciudad, donde por fin pude respirar aire limpio y desprenderme del olor de esos puros que fumaba y que le duraron desde Morata de Tajuña hasta el final.

En Cullera, mirando el mar, al mar solo miraba. Demasiado pronto para la luz crepuscular, nada que soñar ni que llorar. Pero que gran canción para tenerla de fondo en una de esas noches marinas que yo nunca he vivido.
.

PALABRAS

Escuchando esos videos, el de una diputada española y una jueza argentina, o leyendo los insultos habituales que aparecen a diario en los medios de comunicación, me acuerdo lo que se dice en el evangelio de Mateo, 15:11, 18-19:
"No es lo que entra en la boca lo que contamina al hombre; sino lo que sale de la boca, eso es lo que contamina al hombre … pero lo que sale de la boca proviene del corazón, y eso es lo que contamina al hombre".
En los campos de concentración nazis, las personas que llegaban por vez primera a ese infierno, tenian qeu sufrir toda clase de insultos, amenazas y gritos. La mayoria no entendian nada de lo que les decian, pero, como cuenta Primo Levi, sabian que les hablaban como si fueran animales, desprovistos de toda cualidad humana, aunque eran los gaurdianes quienes qeudaban retratados con el uso qeu del lenguaje hacian.


Hoy en dia es frecuente confundir la sinceridad con la mala educación, y la educación con la hipocresia. Son cosas muy dsitintas. Algunos hombres modernso son tan debiles que hacen de otros mas deslenguados sus idolos. Y los responsables de los medios de comunicación, tan divertidos ellos, nunca pediran perdon por alentar esa mentalidad, que tan buenos dividendos les da.

Y todo esto nada tiene que ver con la mojigateria. Hay palabras que a veces se tienen qeu decir, sobre todo si van dirigidas a un hombre. Por todos es sabido qu eel macho de la especie humana es un ser poco capacitado para las sutilezas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: